sábado, agosto 16, 2008

Decadencia plena y en ascenso: merecido castigo a oyentes que no se hacen escuchar

No hace mucho, el crítico británico Tully Potter, de reconocida sapiencia y trayectoria respetada internacionalmente, escribía sobre las políticas de programación de la BBC de Londres, emisora señera durante más de tres cuartos de siglo. Constatando a diario y a toda hora la plena decadencia de la frecuencia clásica de Radio Nacional desde la asunción del binomio García Caffi-Kohan; y el sello indiscutible de música funcional de Amadeus, vemos que el oyente exigente de la Argentina (y de otros lados, ya que ambas emiten por internet) tiene posibilidad solamente de oír –ya no escuchar- este nuevo y torturante estilo muzak (con el debido respeto a quienes hicieron de la música de fondo un gran negocio), con programaciones inorgánicas, versiones mediocres, nada de historia fonográfica, apilamiento de cds sin ton ni son en una mescolanza babélica, y para peor (especialmente en Amadeus) locuciones engoladas y afectadas de gentes que sabrán impostar la voz pero que de música se les nota a distancia que ignoran todo.

Es tan asqueante el panorama que elegimos la pluma de Potter sobre su BBC, suscribiendo lo suyo y trasladándolo a las dos emisoras vernáculas...

“¿Cómo descubrirán los futuros coleccionistas potenciales acerca de las bellezas de los discos antiguos? Las tiendas que los vendían han virtualmente desaparecido y es raro poder escuchar un disco monoaural en radio, por no hablar ya de uno de 78rpm. ¿Y un 78rpm acústico? Usted tiene casi tanta chance de ganar la Lotería Nacional como de escuchar un disco acústico en BBC 3. La señal otrora orgullosa tiene ahora empleados temerosos de incomodar a alguien. Me dicen que cuando va al aire un disco “viejo” la gente escribe para quejarse. Pero debe saberse que siempre habrá quejas cuando algo vale la pena. La vieja BBC tenía el coraje de dar lo mejor a sus clientes, sin importar algunos nervios excitados de algunos.

La BBC priva a sus oyentes de un cuarto de historia fonográfica: el legado completo de Caruso, Amato, Tamango y Scotti; los mejores discos de Melba, Tertis, Schumann-Heink, Kreisler,...(siguen los nombres). Por no disculparse por ignorar a Schnabel, el Cuarteto Busch, Toscanini, Koussevitzky, Heifetz, Backhaus...(siguen los nombres). Si estos grandes del pasado no reciben publicidad de los canales adecuados,¿dónde habrá de escucharlos la gente? ¿acaso creen estos idiotas que un disco de los cincuenta va a sonar como uno actual?”...
Hasta aquí, un sabio análisis sobre la BBC actual. ¿No parece escrito para Clásica y Amadeus?

Parafraseando como nunca al Hijo: “Perdónalos porque no saben lo que hacen”.

1 comentario:

María Gömez dijo...

Pero ¡Dios mío!Eso no es nada comparado con el cambio radical experimentado por la Radio Clásica española desde el pasado verano. Se ha trasformando en una emisora de parlanchines que dicen bobadas caducas todo el tiempo para "dinamizarla", donde profesionales de grandísima solvencia han desaparecido o ven su tiempo reducido. si quieren tener más información pueden acudir a los blogs "periodista digital" o "Docenotas".
En suma, una carrera vertiginosa hacia la vulgaridad.